Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso.Aceptar Más información

Granadinos con BANDERA

La Junta de Andalucía celebra en el Auditorio de CajaGranada el acto de entrega de las banderas de la comunidad autónoma con la que reconoce a 14 granadinos que son un ejemplo para la sociedad.

Rosa López, antes más conocida como Rosa de España y ahora simplemente como Rosa, se convirtió ayer en la protagonista del acto de entrega de distinciones para celebrar por adelantado el Día de Andalucía. Ella fue una de las 14 personas, empresas o instituciones premiadas con la bandera de la comunidad autónoma pero acaparó más flashes que el resto y puso la nota más original de la celebración con el canto a capella de una de las canciones de su primer disco: Las calles de Granada.

Fue el presentador del acto de entrega, el periodista Agustín Martínez, quien le pidió que improvisara una canción para cerrar la ceremonia, que por lo demás siguió un estricto orden y un riguroso protocolo. Además de por las excelencias vocales de Rosa, el acto se caracterizó por la reiteración de tres palabras: crisis, lluvias y autoestima.

La Junta de Andalucía, como es tradición todos los años, entregó las banderas a los granadinos que son “un reflejo de la nueva sociedad andaluza, más moderna y avanzada” y también “ejemplo de gente que es capaz de hacer frente a los retos” y por tanto “sirven para reforzar la autoestima”, en palabras de la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, que fue la encargada de presidir el acto junto al delegado del Gobierno Andaluz, Jesús Huertas.

Ambos, sentados en una sobria mesa en mitad del escenario, eran el punto de fuga del repletísimo auditorio de la sede de CajaGranada. A su izquierda los catorce premiados fueron levantándose de uno en uno para recoger sus banderas de manos de los delegados de la Junta de Andalucía que estaban sentados a la derecha de la mesa presidencial.

Con esa sencilla escenografía se fueron repartiendo los galardones. El primero en recogerlo fue el teniente jefe de la Sección del Seprona, José Manuel Quirós Rodríguez, quien recibió el premio de manos del delegado de Medio Ambiente, Francisco Javier Aragón. Como leyó Agustín Martínez, la delegación quiso premiar al servicio de protección de la naturaleza de la Guardia Civil por “constituir un magnífico ejemplo de colaboración entre administraciones, además de por el rigor y la responsabilidad con la que velan por la protección de nuestro patrimonio medioambiental”.

Luego recibió la bandera de manos del delegado de Cultura, Pedro Benzal, la co-fundadora de La Tertulia y artista plástica, Celedonia García, porque este pub se ha convertido desde su fundación “en un referente del movimiento cultural de Granada”.

Luego, Concepción González Insúa, la presidenta de la Federación de Mujeres Empresarias, que recibió el paño de manos de la delegada de Igualdad y Bienestar Social, Magdalena Sánchez, por “su afán para mejorar la situación del empresariado femenino, apostando por la formación en temas de género, el fomento de la participación comunitaria y la prestación de servicios específicos”.

La cuarta bandera fue para Rosa López, galardonada por la Delegación de Turismo, que ha querido agradecerle “la labor de promoción turística que está realizando de Granada allá por donde va” y por “su apoyo a la candidatura de la Alhambra como nueva Maravilla del Mundo”.

La siguiente fue Julia Jiménez, representante de los vecinos de Casa Cuna. La delegada de Vivienda, Nieves Masegosa, reconoció la labor del colectivo vecinal a la hora de impedir la destrucción de un inmueble de la calle Elvira, “una movilización cívica y ejemplar”, que “está sirviendo para que otros casos similares del Albaicín puedan resolverse”.

El delegado de Agricultura, Andrés Ruiz, entregó la sexta bandera a la Cofradía de Pescadores de Motril por su función como “órgano de consulta y colaboración con la Administración que participa también activamente en la creación del Grupo de Desarrollo Pesquero” en la costa granadina.

El jefe del Servicio del Laboratorio de Microbiología del Hospital Virgen de las Nieves, José María Navarro, recogió la bandera de manos de la delegada de Salud por el trabajo de esta unidad “en el diagnóstico de casos de gripe estacional”.

La delegación de Empleo dio el galardón al presidente de la Asociación Gitana Anaquerando, Rafael Fernández, por sus proyectos para conseguir “la plena inserción en la sociedad de este colectivo”.

El presidente de la Asociación de Vecinos del Zaidín, Antonio Ruiz, recibió la novena bandera, otorgada por el delegado de Obras Públicas, por su apoyo a la labor de las obras del Metro.

El director general de NeuronBiopharma, Javier Velasco, recibió la distinción de manos del delegado de Innovación porque se trata de “un ejemplo del modelo de empresa que está generando el Parque de la Salud”.

Juan de Dios Orquín, superior de la Orden del Centro de San Rafael, fue premiado por la Delegación de Justicia por la colaboración que prestan en las tareas de reinserción social de los menores.

Las tres últimas banderas fueron para la Escuela de Arte Huéscar, Mercadona y el grupo Abades. La primera la recogió su director, Juan Pablo Ortega, porque la escuela “representa un modelo de centro donde la comunidad educativa se integra en la sociedad”. La segunda el director regional de Mercadona, Jorge Romero, por la instalación de su nuevo centro logístico en la zona de Guadix, lo que generará entre 200 y 250 empleos directos.

Y la última la recogió Julián Martín Arjona, que habló en nombre de todos los premiados. En su discurso, como en el caso de los de Jesús Huertas y Clara Aguilera, salió a relucir la palabra “crisis” pero también hubo palabras de optimismo “sobre las potencialidades que tiene Andalucía. “La expansión de nuestra empresa es una lección de optimismo”, sentenció. Y ese aire de optimismo también predominó en los discursos del delegado y la consejera, que empezaron sus intervenciones con palabras de ánimo para los damnificados por las inundaciones.

Aguilera lo cerró llamando la atención sobre la modernización de la sociedad andaluza en estos últimas treinta años de autonomía: “Tenemos que sentirnos orgullosos de nuestros progresos. Ya no somos una Andalucía en blanco y negro”.

Categorías: Sin categoría